Páginas vistas en total

Amour courtois

Amour courtois
Drutz et "midons"
"...Entonces me verás...y mi muerte, más elocuente que yo, te dirá qué es lo que se ama cuando se ama a un hombre..." (Pedro Abelardo a Eloísa)

sábado, 8 de mayo de 2010

Amor y humores: el Arcipreste de Hita

El amor es, a menudo, considerado una enfermedad, y como tal está asociada al cuerpo, que recibe los síntomas y trastornos característicos: sudoración, palidez, súbita vasodilatación, taquicardia, desmayos... Cuando este sentimiento se relaciona tan directamente con los órganos, se trata en realidad de un amor carnal, corporal, de un páthos. Es por ello que la concepción de las enfermedades en la Edad Media es una continuación de la conservada en la época clásica: la teoría de los humores, íntimamente ligada a los 4 elementos alquímicos: fuego, tierra, agua y aire.
Según aparece en el cuadro, las excrecencias orgánicas responden a diferentes afecciones relacionadas con el temperamento del paciente, que deben ser curadas con su característica opuesta. Así, la profusión de flema es muestra del carácter flemático y frío del que la sufre; por lo tanto, debe ser curado con calor. El personaje proteico del Arcipreste de Hita responde a las características del temperamento sanguíneo, que se debe a la abundancia de sangre que corre por su organismo: obedece directamente a las pasiones amorosas, por lo que su supuesta cura estará en el enfriamiento.
La ambigüedad del "buen amor" en realidad responde a la dicotomía amorosa cuerpo-alma y a la influencia árabe. El amor mixtus es el amor de los sentidos, la belleza física, el erotismo; también llamado cupiditas, responde a la versión islámica del amor ibahí. Es notable la asociación que hacen los críticos con respecto al tema del loco amor o amor lobo como motivo folklórico; la animalización del amor corporal encierra los bajos instintos que gobiernan al hombre desde siempre; desde vampiros y hombres-lobo- pasando por Caperucita- se presenta en imágenes siempre relacionadas con la oscuridad y lo prohibido o secreto, ya que constituye una de las pulsiones básicas y vitales: Eros y Thánatos.
Como existe la versión carnal, existe también la concepción platónica e idealizante del amor. La imagen del hombre orientado hacia Dios, que trasciende lo meramente mundano y humano, se debe a la influencia de la Escolástica y la literatura provenzal. Ya en el siglo XII, hallamos a la mujer como ideal, dama distante y cruel que humilla y maltrata al poeta; esta percepción se verá a su vez plasmada en la donna angelicata chi avete inteletto d´amore, la mujer ángel, mediadora e intercesora del hombre ante Dios. Guido Cavalcanti y Dante alabarán a estas supremas doncellas en su cancionero y La Divina Comedia respectivamente, por la corriente de la Escuela Siciliana seguidora del Dolce Stil Nuovo.
Este amor caritas es el amor udrí contemplativo musulmán, el amor purus que se opone al mixtus. Es por ello que la literatura abordará la temática en Milagros de Nuestra Señora, y más tarde en las novelas de caballería bajomedievales y renacentistas.
La abstención sexual, ante el estímulo, es lo que diferencia al hombre de los demás animales, según el pensamiento cortesano del langue d'oc. Se buscaba precisamente eso, la distinción, la diferenciación, no sólo del resto de la creación, sino también de los demás mortales. Los laboratores, bellatores y aun los oratores difícilmente podían sobrellevar la excitación sin consumarla. El fin´amors del amor courtois empleaba este requisito. Pertenecer tiene sus privilegios.

2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir este blog. El artículo que acabo de leer me ha parecido estupendo: con claridad se ha condensado una variada información de la literatura y el pensamiento medieval. Gracias. Ya me enganché.
    María Cristina

    ResponderEliminar